La memoria…

 Maurilia

El siguiente poema fue presentado en la exposición del audiovisual basado en fragmentos de Las ciudades invisibles de Italo Calvino en el auditorio del ITESM CCV en una lectura en atril por Alma Mantilla y Juan Carlos Rodríguez, vinculándolo con el fragmento elegido “La ciudad y las memorias 5”

Recuerdos – Poema por Diego De Sheccid

(Poema publicado el 16 de julio de 2011)

Hay recuerdos que son toda nuestra gloria
Y recuerdos que son un insulto a la memoria.

Hay recuerdos que causan alegría
Y recuerdos que si digo, mi lengua mordería.

Hay recuerdos que se graban en la conciencia 

Foto: Alma Mantilla

Foto por Alma Mantilla

Y recuerdos que deberían olvidarse con la amnesia.

Hay recuerdos que fueron nuestro más grande momento
Y recuerdos que nublan nuestro sentimiento.

Hay recuerdos que son dignos de una poesía
Y recuerdos que deben hundirse en la porquería.

Hay recuerdos llenos de inocencia
Y recuerdos que ensucian la conciencia.

Hay recuerdos que nos hacen de la vida, dueño
Y recuerdos que nos quitan la vida, el sueño.

Hay recuerdos que tocan nuestra melodía
Y recuerdos que pronuncian la agonía.

Hay recuerdos que nuestra razón encierra
Y recuerdos que deben estar bajo la tierra.

Hay recuerdos que se llevan en el corazón
Y recuerdos que hay que sacan de la razón.

Hay recuerdos que nos hablan de un amor
Y recuerdos que nos nombran el dolor.

Hay recuerdos dignos de eternizan en monumentos
Y recuerdos que nos dictan destruir esos momentos.

Hay recuerdos anidados en lugares
Y recuerdos construidos en ciudades.

Hay recuerdos yaciendo en los objetos
Y personas que viven en nuestros momentos.

Hay recuerdos en los que vives tú
Y que recuerdo cuando miro el cielo azul.

Anuncios

Día Internacional del libro

¡ Gracias por perder un libro !

Juan Carlos Rodríguez
Córdoba, Ver.
Libro perdido *Foto retomada de la página de Facebook Pierde un libro. Escuela Hispano Mexicana. *

Libro perdido en el parque “El Centenario”, Córdoba Veracruz.
(Foto retomada de la página de Facebook “Pierde un libro. Escuela Hispano Mexicana”)


El pasado 23 de abril se celebró el Día Internacional del Libro, y en la ciudad de Córdoba, distintas actividades para celebrarlo se llevaron a cabo. Los alumnos de preparatoria de la Escuela Hispano Mexicana de esta ciudad llevaron a cabo “Pierde un libro” una actividad en la cual alumnos de distintos semestres se dieron a la tarea de perder libros por toda la ciudad y sus alrededores, cada uno de estos llevaba consigo la leyenda “Soy un libro perdido, léeme y cuando termines vuélveme a perder”.

Libro perdido(Foto retomada de la página de Facebook "Pierde un libro. Escuela Hispano Mexicana")

Libro perdido
(Foto retomada de la página de Facebook “Pierde un libro. Escuela Hispano Mexicana”)

La finalidad de esta actividad es que cada que una persona termine de leer el libro vuelva a liberarlo para que alguien mas lo encuentre  y lo lea, y este regalo vaya de mano en mano, pues el regalo de un libro antes de ser un obsequio es un delicado elogio.  

Si encuentras uno de estos libros ¡cuídalo!, no olvides que esta de paso.

 
“Leer un buen libro es como conversar con las mejores mentes del pasado”
(René Descartes)
Uno de los libros perdidos siendo leído en el parque San José de Córdoba.  (Foto retomada de la página de Facebook "Pierde un libro. Escuela Hispano Mexicana")

Uno de los libros perdidos siendo leído en el parque San José de Córdoba.
(Foto retomada de la página de Facebook “Pierde un libro. Escuela Hispano Mexicana”)

 

Ciudades Invisibles

 Maurilia

El siguiente trabajo audiovisual fue presentado el pasado 25 de mayo en el auditorio del ITESM CCV como proyecto en la clase de Cine, Literatura y Cultura, con el objetivo de representar un fragmento de la obra de Italo Calvino Ciudades Invisibles, el fragmento elegido fue el siguiente:

Las ciudades y la memoria 5

En Maurilia se invita al viajero a visitar la ciudad y al mismo tiempo a
observar viejas tarjetas postales que la representan como era: la misma plaza idéntica
con una gallina en el lugar de la estación de ómnibus, el quiosco de música en el
lugar del puente, dos señoritas con sombrilla blanca en el lugar de la fabrica de
explosivos. Ocurre que para no decepcionar a los habitantes, el viajero elogia la
ciudad de las postales y la prefiere a la presente, aunque cuidándose de contener
dentro de las reglas precisas su pesadumbre ante los cambios: reconociendo que la
magnificencia y prosperidad de Maurilia convertida en metrópoli, comparada con la
vieja Maurilia provinciana, no compensan cierta gracia perdida, que, sin embargo, se
puede disfrutar solo ahora en las viejas postales, mientras antes, con la Maurilia
provinciana delante de los ojos, no se veía realmente nada gracioso, y mucho menos
se vería hoy si Maurilia hubiese permanecido igual, y que de todos modos la
metrópoli tiene este atractivo más: que a través de lo que ha llegado a ser se puede
evocar con nostalgia lo que era.
Hay que cuidarse de decirles que a veces ciudades diferentes se suceden sobre
el mismo suelo y bajo el mismo nombre, nacen y mueren sin haberse conocido,
incomunicables entre sí. En ocasiones hasta los nombres de los habitantes
permanecen iguales, y el acento de las voces, e incluso las facciones; pero los dioses
que habitan bajo esos nombres y en esos lugares se han ido sin decir nada y en su
sitio han anidado dioses extranjeros. Es inútil preguntarse si estos son mejores o
peores que los antiguos, dado que no existe entre ellos ninguna relación, así como las
viejas postales no representan a Maurilia como era, sino a otra ciudad que por
casualidad se llamaba Maurilia como ésta.

(créditos en el video)

Ciudad del lenguaje

Núcleo Urbano

05 de Febrero del 2013
Escrito por Alma Mantilla
Editado por Alejandra González Sanoja

ciudad

             Cartografías: Las ciudades –el lenguaje– y la voz que las habita,  Es un texto del autor Rafael Toriz leído en el “XXIX Simposio Internacional de Literatura: Los mundos posibles” en el año 2007. En éste texto se aborda el tema de las ciudades, los elementos que las conforman y la manera en la que nosotros, habitantes o perceptores ajenos, somos participes de todos y cada uno de los elementos que la integran como ciudad. El propósito del autor en dicho texto es ejemplificar como los diferentes escritores hablan de las ciudades según el lugar en el que viven y la manera en que se utiliza el lenguaje y la narrativa para dar una imagen clara de la ciudad.

            Toriz describe por qué las ciudades no son propiamente un espacio urbano sin trascendencia o importancia, en cambio son la imagen y el sentimiento que evoluciona como palabra; es el conjunto de imágenes  que cobran vida gracias a los que las aman, estas trascienden o no dependiendo de lo que se diga de ellas, son el reflejo exacto de la sociedad que las habita, de la pasividad y la calma, del entusiasmo y euforia, de la belleza y la gracia o bien de lo indecoroso e inmoral.

            Aunque comprendamos a la ciudad como la agrupación de hombres en un espacio, compuesta de habitantes y espacio terrestre, se ve influenciada de costumbres, vivencias y símbolos que la vuelven única, diferente y que permite diferenciarla de otras. Se dice más de una ciudad por sus habitantes y relatos que por lo que la ciudad signifique por si sola. Las ciudades no son más de lo que nosotros hacemos de ellas, por ejemplo: México, Nueva York o Buenos Aires, son la mezcla de la cultura, la vida rápida, de un sin número de expresiones, a su vez, ciudades como Roma o Agra son la pasividad, el arte y la belleza. En ellas se vive, se muere, se lucha, se gobierna, se crea paz y se imprime el orden; en ellas luchamos, aprendemos, exploramos, vencemos y somos derrotados.

            Las ciudades llevan las huellas de nuestros actos y es cuestión nuestra actuar de la forma más adecuada, porque al final, la ciudad será lo que nosotros hagamos de ella permitiéndola expresarse mediante nosotros mismos.

 Articulo “Cartografías: Las ciudades –el lenguaje– y la voz que las habita”

Referencias:
Toriz R., (2007) Cartografías: Las ciudades –el lenguaje– y la voz que las habita. Buenos Aires, Argentina
 

Macario y Luvina

O l v i d a d o s

 
28 de Enero del 2013
Escrito por Alejandra González Sanoja

Luvina 

  El siguiente ensayo es un breve comentario sobre los cuentos de “Macario” y “Luvina” de la obra El llano en llamas (1953), escrita por Juan Rulfo. Primero se analizará la influencia que tuvo la época en que el autor escribió el libro, posteriormente se escribirá la relación entre la época en que transcurren los hechos en el libro y los tiempos actuales.

            Los cuentos “Macario” y “Luvina”, están escritos en un periodo de cambios en el país mexicano, la Revolución ha terminado y los campesinos no se encuentran conformes con los resultados, especialmente con el gobierno; estos aspectos se reflejan especialmente en el cuento de “Luvina”, en donde un pueblo se encuentra en el olvido. Si ubicamos este relato en el contexto histórico, fue en esa época cuando los campos y pueblos comienzan a desaparecer como consecuencia del crecimiento de las ciudades, esta situación es la que, a mi parecer, se puede apreciar con mayor claridad en el relato; Luvina se describe casi como un pueblo fantasma, los recursos y la tierra han sido mermados y los habitantes constantemente están cambiando de ubicación.

            Con relación a “Macario”, se describe la típica vida campesina en esa época post-revolucionaria; se relata desde el punto de vista de un niño, quien se encuentra en malas condiciones de salud. Es una familia conformada por el niño, su madrina y la nodriza; principalmente se describen las fuertes creencias religiosas que conformaban la sociedad y la cultura con la que se contaba en esa época.

            Actualmente, la vida ha cambiado radicalmente en las ciudades en comparación a los años en que la mayor parte de la densidad poblacional se congregaba en el campo, pero aún podemos encontrar una similitud a los tiempos  descritos en El llano en llamas. La principal relación es la descripción de los pueblos marginados tanto por el gobierno como por la sociedad, incluso actualmente, a muchos pueblos se les aparta del resto de la civilización, dejándolos atrasados y sin oportunidades para progresar. También encontramos situaciones actuales como la migración de las masas en busca de mejores oportunidades ya sea del campo a la ciudad o de un país a otro más desarrollado.

           Creo que a pesar de ser un libro escrito hace casi 60 años, la realidad social, cultural y principalmente política, no ha cambiado mucho. Disfruté de la lectura de los cuentos, y más que una crítica a la sociedad mexicana, me parece un retrato apropiado sobre nuestra historia.  

PDF “El llano en llamas”

Referencias:

Rulfo J., (1953) El llano en llamas, México: Fondo de cultura económica