¿Por qué saber el porque?

Escrito por: Anay Fernanda Lázaro Alfaro
 
eins
               El humano es un ser sorprendente, física y psicológicamente, pero este ser no sería nada sin sus sentidos. Si aceptáramos la posibilidad de la existencia de un ser humano que naciera sin sentidos, al menos sin los sentidos que nos han enseñado desde primaria, ¿Cuál sería el resultado? ¿Podríamos llamarlo humano? Lo cierto es que los sentidos son los que nos conectan con el mundo que nos rodea, son las herramientas que transmiten a nuestro cerebro toda la información. Y si bien los sentidos son los que nos ayudan a relacionarnos, sin ellos no podríamos considerarnos seres humanos en toda la expresión de la palabra, ya que, Según Fernando Savater, lo que nos ayuda a ser más humanos es la capacidad que tenemos de relacionarnos con otros seres humanos.

Sin embargo, no es suficiente para nosotros el simple hecho de saber lo que sabemos gracias a los sentidos, no es suficiente con ver el pasto color verde o sentir el viento recorriendo nuestro cuerpo. El ser humano es curioso por naturaleza. Lo que somos está conformado por las preguntas que nos planteamos a diario. Estas preguntas pueden ser personales, sociales o inclusive científicas. El problema es que no solemos externarlas, y peor aún no solemos buscarles respuestas. Es por esto que la curiosidad necesita un apoyo fundamental: La persistencia. Cuando combinamos curiosidad y persistencia obtenemos conocimientos, los cuales generan entre otras cosas: la obtención de objetivos y realización de metas, felicidad e inclusive más preguntas. Aun así está demostrado que el resolver nuestras preguntas, por muy básicas o complejas que sean, genera en nosotros un cierto grado de satisfacción que depende de cada persona. Cabe recordar que las preguntas que nos hacemos pueden ser tan básicas como ¿Por qué las manzanas caen? Y tener respuestas tan complejas como: Porque existe una fuerza de atracción denominada gravedad que atrae a la manzana y hace que caiga en lugar de flotar. Todo depende de que tanto estamos dispuestos a dar para satisfacer nuestra curiosidad. Si contestamos las preguntas correctas podemos llegar a descubrir o a inventar. En pocas palabras, podemos llegar a la innovación.

La innovación, es el hecho de crear nuevas alternativas a los problemas o situaciones del presente. Innovar es siempre necesitado, no solo en la industria, sino también en ámbitos como la economía y las leyes. Siempre se está buscando un mejor sistema de gobierno o una mejor forma de producir energía. Innovar ayuda a crear sistemas que beneficien a la sociedad. En conclusión, hay que hacer uso de esa característica que demostramos tener desde que somos niños, hay que saciar nuestro instinto natural por saber más y de esta manera lograremos beneficiar a la sociedad y a nosotros con ella.

Referencias

Savater, F. (2011). Ética para Amador. México: Ariel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s